Identíficate

Protocolos » Farmacología
 

FARMACOLOGIA EN ODONTOPEDIATRIA.

      
 

INTRODUCCION.

 
El empleo inapropiado de los fármacos durante la infancia es uno de los factores conocidos que más contribuye en el problema de aparición de resistencias. La mayor parte de estos errores tienen su origen en que el profesional que ha prescrito los fármacos no ha tenido suficiente información, relativa a ese medicamento, al alcance de la mano (indicación, interacciones, contraindicaciones, dosis terapéuticas o efectos secundarios). También influye el no poder contar con información clínica sobre anteriores episodios del niño o posibles alergias, así como los resultados de pruebas analíticas que se le hayan realizado con anterioridad.
 
Los errores en la dosificación y administración de los fármacos, que se producen en adultos, se pueden multiplicar por tres o seis veces en el caso de los pacientes pediátricos.
 
Es importante que el odontopediatra ajuste la dosis a la edad y características fisiopatológicas del niño; como también lo es, que conozca la farmacocinética y de la farmacodinamica de los medicamentos en el niño, que no son ni mucho menos superponibles al adulto y que, dentro de la población pediátrica, son, a su vez, diferentes en función de la edad del paciente y del grado de maduración de sus órganos y sistemas.
 
En referencia a la farmacocinética, debemos conocer que la absorción de los fármacos administrados en niños puede ser muy variable dependiendo del pH gástrico, la motilidad intestinal o el riego tisular. La distribución puede también diferir debido a la distinta composición orgánica, esto es, al contenido de agua y grasa. y su eliminación se encuentra condicionada por el grado de madurez hepática y renal de cada paciente pediátrico, entre otros factores.
 

DOSIFICACION.

La dosificación de los fármacos en la infancia se puede realizar de dos maneras:
 
A. Mediante una tabla que relaciona la edad del niños con la dosis de adulto.
 
 
EDAD
DOSIS ADULTA
6 meses
1/5
1 año
1/4
3 años
1/3
7,5 años
1/2
12 años
1
 
 
B. Ajustando la dosis del medicamento por kilogramo de peso del niño.
Debemos dosificar siempre en unidades como mililitros, centímetros cúbicos o gotas. Las equivalencias con las cucharadas son:
 
Cucharada sopera = 7,5 centímetros cúbicos (cc)
Cucharada de café = 5 centímetros cúbicos (cc)
Cucharada de moka = 3 centímetros cúbicos (cc)
 
 
 
 
 
Edad
 
Peso (Kg.)
 
Superficie corporal (m2)
 
% de la dosis del adulto
 
4 SEMANAS
2 MESES
4 MESES
1 AÑO
3 AÑOS
7 AÑOS
12 AÑOS
 
 
3,5
4.5
6,5
10
15
23
40
 
0,21
0,28
0,36
0,49
0,65
0,87
1,27
 
12,5
15
20
25
33
50
75
TABLA I.- RELACIÓN ENTRE EDAD-PESO-SUPERFICIE CORPORAL (m2)-PORCENTAJE DE DOSIS EMPLEADA EN ADULTOS
 
No existen reglas fijas para el cálculo de la dosis óptima de un medicamento determinado para su utilización en niños. Las múltiples aproximaciones que se han descrito, hasta la fecha, revelan la complejidad real de este problema. La utilización de la edad del niño como guía para el ajuste de la dosis puede provocar errores graves al no tener en cuenta las amplias variaciones de peso de los niños de un mismo grupo de edad.
 
Tampoco el ajuste de la dosis basado exclusivamente en el peso del niño parece una aproximación adecuada, ya que aplicando una de las fórmulas habituales [Dosis pediátrica = Dosis adulto X (Peso niño/Peso adulto)] es bastante frecuente que se obtengan dosis inferiores a las teóricamente eficaces.
 
La aplicación del cálculo de la dosis según la superficie corporal, en metros cuadrados, probablemente proporcione una mejor estimación de la dosis de un fármaco apropiada para un niño. Los argumentos a favor de este método de cálculo se basan en la relación entre la superficie corporal y varios parámetros fisiológicos como el gasto cardíaco, el volumen sanguíneo, el volumen extracelular, la función respiratoria, el flujo renal y la filtración glomerular, que pueden tener una estrecha relación con el metabolismo y la excreción de fármacos.
 
Según esta regla, y teniendo en cuenta que la superficie corporal es proporcionalmente mayor que el peso cuanto menor tamaño presenta el sujeto, las dosis calculadas mediante este método serán proporcionalmente mayores que las calculadas únicamente en función del peso corporal:
 
Dosis pediátrica = (Sup.corporal (m2)/1,8) x Dosis adulto
 
A medida que el niño crece, aumenta el peso y la superficie corporal, si bien este último parámetro antropométrico aumenta en menor proporción. La superficie corporal puede obtenerse a partir de nomogramas que se utilizan para el cálculo el peso y la talla del niño. En ausencia de estos nomogramas puede utilizarse una aproximación basada en el cálculo de la dosis según la fórmula anterior con la introducción de un factor de poderación:
 
Dosis pediátrica = Dosis adulto x (Peso niño/Peso adulto) x 0,7
 
La experiencia clínica con la mayoría de los fármacos parece indicar que la dosificación según la superficie corporal resulta más adecuada que la basada en otras estimaciones.         

 

ERRORES DE DOSIFICACION Y ADMINISTRACION.

 
Los errores más frecuentemente referidos son:
 
  1. Extrapolar datos confirmados para el paciente adulto al pediátrico.
  2. Carencia de material apropiado para medir la dosis prescrita.
  3. Falta de presentaciones farmacéuticas adecuadas para facilitar la dosificación o administración del fármaco al    paciente pediátrico.
  4. Confusión en las unidades de medida al prescribir, preparar o administrar los fármacos heróicos. Por ejemplo, microgramos (mcg.) por miligramos (mg.).
  5. Errores de cálculo o de transcripción de los datos.
  6. Utilización de cucharas o cucharillas de café como unidades de medida: el volumen puede variar el cien por cien de un tipo a otro de cubertería.
  7. Superar la dosis máxima del adulto. Es frecuente en adolescentes obesos por el hábito de calcular la dosis por kilo de peso y día.
  8. Omisión de la dosis que coincide con el horario escolar o nocturno.
  9. En los procesos crónicos, administración de fármacos caducados o mal conservados.

USO Y ABUSO DE FARMACOS EN PEDIATRIA.

 
El concepto fármaco igual a un artículo de consumo, como algo que puede tomarse o dejarse de tomar, está íntimamente relacionado con su dispensación fuera de las farmacias y su promoción en los medios de comunicación, ignorando en muchas ocasiones los riesgos que conlleva toda terapia, incluso la controlada. España se encuentra entre los países con mayor automedicación con antibióticos.
 
Nuestra labor como profesionales de la salud que tratamos enfermedades orales con repercusiones sistémicas y ayudamos a prevenirlas, consta de una tríada terapéutica: Información, Consejo terapéutico y Educación. Aplicar en nuestra práctica diaria estos tres elementos del acto médico conllevará una visión global imprescindible al acto de prescribir fármacos.
 
  1. Información. Si a cualquier persona se le explica por qué y para qué se le receta o no un medicamento comprenderá y aceptará de mejor grado las decisiones que se tomen. El conocimiento básico, con lenguaje inteligible para los pacientes, de la enfermedad que vamos a tratar ayuda a comprender el manejo de la misma.
  2. Consejo terapéutico. El incumplimiento terapéutico es un grave problema en tratamientos agudos y crónicos y refleja un planteamiento incompleto o mal comprendido de los objetivos que tiene cualquier tratamiento. Si el paciente no está informado, difícilmente conseguiremos un uso adecuado de los fármacos. Si, al mismo tiempo, explicamos las condiciones de uso y limitaciones de los fármacos administrados: dosis, frecuencia de las dosis, tiempo de tratamiento, condiciones de toma, etc... estaremos dibujando el perfil correcto para el uso de este fármaco en las condiciones presentes y futuras. Solamente mediante pacientes convencidos e informados conseguiremos disminuir una automedicación desordenada y errónea, así como el incumplimiento terapéutico.
  3. Educación. Una gran parte de los usos erróneos de la automedicación han surgido del modelo médico del que han aprendido. Los profesionales de la salud somos el modelo educativo sanitario para nuestros pacientes. Mantener una actitud rigurosa en nuestra labor es una buena manera de definir las condiciones de uso de los fármacos. Con una actitud educativa habitual incidiremos sobre amplios grupos de población que podrán influir directamente sobre su entorno familiar y de amistades. Este aspecto es de la mayor importancia en la automedicación de los niños por parte de sus padres o cuidadores.
Cuando se incluye como incumplimiento desde un olvido puntual hasta un abandono total del tratamiento, las cifras llegan a alcanzar el 66% para cualquier población occidental. De todas ellas las más comunes son:
 
-          Disminución de la dosis por iniciativa propia del paciente.
-          Reducción de la duración por iniciativa propia del paciente.
-          Adaptación del horario a conveniencia del consumidor.
-          Disminución de la frecuencia de administración.
 

ANTIBIOTICOS.

Etiología + Enfermedades y características del enfermo = Elección del fármaco antimicrobiano
Etiología
 
HACER UN ESTUDIO MICROBIOLOGICO
SI NO FUERA POSIBLE
Valorar la etiología probable
 
Analizar la sensibilidad que se  espera
 
Considerar la probabilidad de que se  desarrollen resistencias
 
Enfermedades y características del enfermo
           
Gravedad del cuadro
Localización de la lesión
Estado de las defensas
Edad y enfermedades concomitantes
Antecedentes de hipersensibilidad o tolerancia
Función hepática y renal
Tratamiento antibiótico previo
Terapia asociada
           

 

Elección del antimicrobiano

           
Activo
Bactericida
Espectro reducido pero que incluya la etiología probable
El menos tóxico
De fácil administración
De farmacocinética adecuada
El más barato
Por la vía idónea
Con la dosificación apropiada
Hasta la curación
 

RESISTENCIAS.

 
Según Ibarra El uso apropiado de los antibióticos por parte del enfermo y del profesional constituye el pilar básico para reducir la aparición de resistencias. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el aumento en el uso de antimicrobianos es proporcional al número de cepas resistentes. España, Francia y Portugal son los países de la Unión Europea donde hay más cepas resistentes. Por ejemplo, en España hay foco de neumococos resistentes a la penicilina con una prevalencia del 40%”.
 
 

 

RELACION MEDICAMENTOS-CARIES.

 
Los odontopediatras debemos guardar una especial precaución en nuestra actividad como prescriptores de medicamentos en el paciente infantil.
 
La etapa de la vida que va desde los 2 meses hasta el comienzo de la pubertad es un proceso de desarrollo acompañado por cambios importantes en la composición y proporciones corporales y, por tanto, serán necesarias diferentes pautas de tratamiento farmacológico a lo lago de la vida del niño.
 
Otro aspecto a destacar en nuestro campo, es la composición azucarada de muchas de las soluciones antibióticas y antiinflamatorias. Es nuestro deber el conocerlas y sustituirlas, en la medida de lo posible, por fórmulas libres de azucar.
 
En la actualidad, está totalmente aceptado que las medicinas que contienen azúcar son causa de caries dental en niños enfermos crónicos. El aumento de la ingestión de medicamentos prescritos y la automedicación en países desarrollados expone a un número cada vez mayor de niños a la caries medicamentosa, lo que puede considerarse como un problema de salud pública.
 
Mentes, realizó un estudio con objeto de demostrar el efecto carioso que muchas medicinas pediátricas tienen sobre la salud oral. Para ello observó las variaciones de pH de la placa dental que se producían tras enjuagarse con dos versiones del mismo medicamento uno azucarado (sacarosa) y otro no (sacarina, ciclamato y sorbitol), durante un período de una hora. Obtuvo valores de pH inferiores a 5,7 en el grupo de la solución azucarada y valores superiores a 5,8 en el otro grupo. La autora concluye que sustituyendo la sacarosa por otros edulcorantes no acidogénicos resulta esencial para prevenir el potencial cariogénico de los medicamentos pediátricos.

 

COMO REDUCIR LA CARIES MEDICAMENTOSA:

 
Se debe basar en modificar las actuaciones de cuatro pilares:

 

FAMILIA.

El objetivo será informar tanto a padres como a niños acerca de:
 
  1. La importancia de mantener la integridad de la dentición temporal.
  2. La presencia de azúcar no sólo en alimentos o bebidas, sino también en las medicinas.
  3. La utilidad de administrar la medicación azucarada a las horas de las comidas en lugar de administrarla entre comidas o justo antes del sueño.
  4. La importancia del cepillado de dientes después de las comidas y los medicamentos.
  5. El peligro de la automedicación.
El riesgo de la utilización de medicamentos azucarados se incrementa cuando la ingesta de los mismos se realiza de manera crónica. Maguire, investigó este efecto sobre la salud oral y los resultados mostraron que los niños que recibían medicaciones líquidas azucaradas de forma crónica  tenían mayor número de caries en los dientes temporales anteriores (semejando el cuadro de caries de la infancia temprana) que los niños del grupo control.
 

PRESCRIPTORES.

Tanto los médicos generales como los pediatras y odontopediatras deben estar informados sobre el efecto secundario infravalorado de la caries yatrógena o medicamentosa producida por sus prescripciones. Cada receta de medicamento azucarado debería ir acompañada de los consejos sobre higiene bucal.
 
Los prescriptores deberán recetar formas galénicas no cariogénicas, como comprimidos o cápsulas para deglutir. Incluso aunque estas formas sean más utilizadas entre algunos padres, el preparado en forma de suspensión continúa siendo el preferido entre los niños debido a que es más fácil de deglutir y más agradable al gusto. Éste es el único criterio que garantiza que la prescripción sea respetada por el paciente pediátrico. En caso de recetar una fórmula en suspensión cariogénica (suspensión, gotas, comprimidos masticables, etc.), los prescriptores deberán elegir aquellas edulcoradas con azúcares que no sean cariogénicos.
 
Algunos países, entre ellos, Suecia, Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá, Sudáfrica y Australia, han desarrollado acciones a favor del empleo de medicamentos no cariogénicos, siendo el primer paso la publicación de listas de medicamentos que contienen sacarosa y exentos de sacarosa.
 

FARMACEUTICOS.

En el caso de la automedicación, el farmacéutico debería aconsejar el uso de medicinas sin azúcar en lugar de sus mismas fórmulas azucaradas. Se les debería permitir dispensar preparados sin azúcar en sustitución de aquellos que contienen azúcar, tras informar al consumidor y obtener su consentimiento.
 

EMPRESAS FARMACEUTICAS.

Todos los medicamentos deberían etiquetarse según el tipo de edulcorante, y en el caso de que contengan azúcar, con un aviso sobre los peligros para los dientes e indicando la concentración de azúcar.
 
Se debe alentar a los fabricantes de fármacos para que sustituyan, en la medida de lo posible, la sacarosa por edulcorantes no cariogénicos, no debiéndose considerar al azúcar como el principal diluyente para medicinas líquidas.
 
El símbolo amigo de los dientes (denominado Sympadent en Francia y Zahnschonend en Alemania) y que representa un diente bajo un paraguas protector, utilizado para informar sobre la elaboración sin azúcar, debería ser colocado en el envase de las medicinas no cariogénicas, del mismo modo que acompaña a un gran número de productos en los diferentes países miembros, como son productos farmaceúticos, golosinas, bebidas, quesos, etc...
 
                                
                                    
En España, el símbolo de calidad "El diente feliz" , solo aparece con el fin de enseñar al consumidor a identificar aquellas golosinas seguras para los dientes. El símbolo indica que estas golosinas han superado un test realizado por laboratorios universitarios independientes, en los que se comprueba que no contribuyen a la formación de caries ni erosionan la superfície dental. Sin embargo, al contrario que en otros países de la Unión Europea, no aparece en el envase de ningún producto farmacéutico para facilitar la identificación de dicha medicación, en especial para pacientes diabéticos.
 
Desde este protocolo, deseamos motivar a los fabricantes de productos farmacéuticos en España a ponerse en contacto con la asociación mencionada, para comenzar a difundir este símbolo en el campo de la farmacología, y no solo de los caramelos o golosinas. 
 

VADEMECUM.

A continuación resumiremos los nombres comerciales más conocidos y usados destacando tanto las dosis recomendadas como las precauciones, indicaciones y contraindicaciones de los antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos más comúnmente empleados en el campo de la Odontopediatría.
 

AMOXICILINA.

Nombre comercial: Clamoxyl®, Ardine®, etc.
Tiene “Especialidad Farmacéutica Genérica” (EFG).
Efectivo contra Estafilococos y Gram+.
Son estables en contacto con ácido gástrico.
Dosis:  50 mg./Kg. de peso/día.
Contraindicaciones: Alergia a la penicilina.
Incompatibilidad: No utilizar con antibióticos bacteriostáticos porque son antagonistas; por ejemplo, tetraciclina y cloranfenicol, entre otros.
Presentaciones:
  • Gotas pediátricas: 20 gotas = 100 mg.
  • Polvo para preparar suspensión oral en 125mg./5 ml
  • Polvo para preparar suspensión oral en 250mg./5ml
  • Sobres de 125mg., 250mg.
  • Cápsulas de 500mg., 750mg. y 1000mg.

AMOXICILINA + ACIDO CLAVULANICO.

Nombre comercial: Augmentine®, Clavumox®, etc.
Tiene EFG.
Dosis: 20 - 40mg./Kg. de peso/día.
Contraindicaciones: Pacientes con alergia a las penicilinas, mononucleosis infecciosa, afectación hepática, intolerancia a la fructosa y diabéticos, fenilcetonuria y molestias gastrointestinales.
En el caso de pacientes con intolerancia a la fructosa y diabéticos hemos de saber que la presentación en sobres puede llegar a contener hasta 2,5gr de sacarosa por sobre; en estos casos, utilizar la suspensión pediátrica porque contiene aspartamo. Hemos de saber que, en casos de fenilcetonuria, cada ml de suspensión pediátrica contiene 1,8mg. de fenilalanina y que, ante molestias gastrointestinales, prescribir la administración antes de las comidas ya que se favorece la absorción del fármaco.
Incompatibilidad: No utilizar con antibióticos bacteriostáticos porque son antagonistas; por ejemplo, tetraciclina y cloranfenicol, entre otros. 
Presentaciones:
  • Gotas pediátricas 100mg./12,5ml. 2-3 gotas por Kilogramo de peso 3 veces al día (hasta 2 años).
  • Suspensión oral 100mg./12,5ml.
                    Ø      100mg. de amoxicilina y 12,5mg. de ácido clavulánico por ml.
                    Ø      Envase de 30ml de suspensión para niños menores de 9kg.
                    Ø      Envase de 60ml de suspensión para niños hasta 18Kg.
                    Ø      Envase de 120ml de suspensión para niños hasta 36Kg.
  • Suspensión oral 250mg./32,5mg. 3 cucharaditas de 5ml/día para niños de 2 a 7 años.
  • Sobres de 250mg./62,5mg. 3 sobres/día para niños de 7 a 14 años.
  • Para mayores de 14 años y en función del tipo y gravedad de la infección
                    Sobres o comprimidos de 500mg./125mg.3 sobres o comprimidos/día.
                    Sobres o comprimidos de 875mg./125mg.2-3 sobres o comprimidos/día.
 

ERITROMICINA.

Nombre comercial: Pantomicina®, Eritrogobens®, etc.
Pertenece al grupo de los macrólidos. Tiene EFG.
Efectivo contra Gram+ (Neumococo, Estafilococo, Estreptococo...)
Presenta una importante cubierta ácido resistente porque se altera en contacto con el ácido gástrico.
Interacciones: Anticoagulantes orales (aumenta el efecto anticoagulante), Antiepilépticos (disminuye su metabolismo), Ciclosporina (aumenta los niveles hemáticos).
Dosis: 30 -120mg./Kg./día.
Contraindicaciones: Alergia a la Eritromicina. Problemas hepáticos.
Presentaciones:
                    Ø      Solución de 250gr. Envase de 60ml y 120ml. (1cc=50mg.)
                    Ø      Cápsulas y sobres de 250mg., 500mg. y 1000mg.
 

ESPIRAMICINA.

Nombre comercial: Robamycine®, Dicorvín®, Rhodogil®, etc.
Pertenece al grupo de los macrólidos.
Efectivo contra Gram+.
Presenta resistencia cruzada con la Eritromicina.
Precauciones: lleva Lactosa como excipiente.
Dosis: 1.500.000 UI repartidas en 3 tomas al día (2 cápsulas/8horas).
 
Otros antibióticos de menor uso en odontopediatría son:
 

AZITROMICINA.

Nombre comercial: Zitromax®, Vinzam®, Toraseptol®, etc.
Pertenece al grupo de los macrólidos. Tiene EFG.
Dosis: 10mg/Kg./día.
Presentaciones:
                    Ø      Suspensión de 250mg/5ml (40mg/ml)
                    Ø      Cápsulas de 50 y 250mg.
                    Ø      Sobres de 250mg.
                    Ø      Comprimidos de 500mg.
 

CLARITROMICINA.

Nombre comercial: Klacid®, Bremón®, Kofrón®, etc.
Pertenece al grupo de los macrólidos.
Dosis: 15mg/Kg./día.
Presentaciones:
                    Ø      Suspensión de 125 y 250mg/5ml.
                    Ø      Sobres de 250mg.
                    Ø      Comprimidos de 250 y 500mg.
 

CLINDAMICINA.

Nombre comercial: Dalacin®.
Pertenece al grupo de los macrólidos.
Dosis: 20mg/Kg./día.
Presentaciones:
                    Ø      Cápsulas de 150 y 300mg.
 

CEFALEXINA.

Nombre comercial: Kefloridina®.
Dosis: 25-100mg/Kg./día.
Presentaciones:
                    Ø      Sobres de 125 y 250mg.
                    Ø      Cápsulas de 500mg.
 

CEFADROXILO. 

Nombre comercial: Duracef®.
Dosis: 50mg/Kg./día.
Presentaciones:
                    Ø      Suspensión de 250mg/5ml.
                    Ø      Sobres de 250mg.
                    Ø      Cápsulas de 500mg.
 

CEFUROXIMA.

Nombre comercial: Nivador®, Zinnat®, etc.
Dosis: 30mg/Kg./día
Presentaciones:
                    Ø      Suspensión de 125mg/5ml.
                    Ø      Sobres de 125, 250 y 500mg.
                    Ø      Cápsulas de 125, 250 y 500mg.
 

ACIDO ACETILSALICILICO.

Es un analgésico antipirético-anttinflamatorio.
Nombre comercial: Aspirina infantil®, Acido acetilsalicílico 100mg® y 500mg®, Adiro 100 mg® y Adiro 200mg®, etc.
Dosis: 65mg/Kg./día dividido en 4 - 6 dosis.
                    Ø      25-50mg/Kg./6-8 horas: Analgésico
                    Ø      100mg/Kg./6-8 horas: Antiinflamatorio
                    Ø      10-50mg/Kg./6-8 horas: Antipirético
Contraindicaciones: el AAS nunca se debe administrar en individuos anticoagulados. El AAS puede provocar daños gastroduodenales.
Precauciones: Alergia al ácido acetilsalicílico, Síndrome de Reye, hemofilia, insuficiencia renal o hepática
Presentaciones:
                    Ø      Aspirina infantil®: comprimidos
                    Ø      Aspirina®: comprimidos de 100mg
                    Ø      Adiro®: comprimidos de 125, 200 y 500mg.
 

PROPIFENAZONA.

Nombre comercial: Budirol®, Cibalgina®.
Dosis: 10-15mg/Kg./6-8 horas.
Presentación:
                    Ø      Supositorio infantil de 150mg.
                    Ø      Comprimidos de 300mg.
 

METAMIZOL.

Nombre comercial: Nolotil®, Adolkin®, etc.
Tiene EFG.
Dosis: 15-20mg/Kg./6-8 horas.
Presentación:
                    Ø      Supositorio infantil de 500mg
                    Ø      Cápsulas de 575mg
 

DICLOFENACO.

Nombre comercial: Voltarén®, Dolotren®, etc.
Tiene EFG.
Dosis: 0,5-3mg/día.
Presentación:
                    Ø      Supositorio infantil de 10mg. para niños mayores de 1 año o 17Kg.
                    Ø      Comprimidos de 50mg.
 

IBUPROFENO.

Nombre comercial: Dalsy®, Ibuprox®, Junifen®
Dosis: 20mg/Kg./día repartidos en 3 o 4 tomas.
Presentación:
                    Ø      Dalsy®: suspensión 100mg/5ml (1cc=20mg) para niños hasta 25Kg.
                    Ø      Dalsy®: sobres de 200mg para niños a partir de 25Kg. de peso.
                                        Niños de 25 - 40Kg. de peso: 1 sobre por toma
                                        Niños de más de 40Kg. de peso: 2 sobres por toma
                    Ø      Ibuprox®: sobres de 100mg para niños menores de 7 años o que pesen entre 15 y 25Kg. 1 sobre/8 h.
                    Ø      Ibuprox®: sobres de 200mg para niños mayores de 7 años o que pesen más de 25Kg. 1 sobre/8 h.
                    Ø      Junifen®: suspensión libre de azúcar 100mg/5ml.
                                        6 meses a 2 años: 150 - 300mg/día, repartidos en 3 veces.
                                        2 a 6 años: 300 - 400mg/día, repartidos en 3 veces.
                                        6 a 9 años: 600mg/día, repartidos en 3 veces.
                                        Niños mayores de 9 años: 900mg/día, repartidos en 3 veces.
 

ACETAMINOFEN O PARACETAMOL.

Nombre comercial: Apiretal®, Febrectal®, Termalgin®, Gelocatil infantil®
Tiene EFG.
Dosis: La dosis universal indicada es de un máximo de 20mg/Kg./4-6 horas.
  • Lactantes hasta 3 meses:40 mg/4-6 horas
  • Bebes de 4-11 meses:80 mg/4-6 horas
  • Niños de 1 año: 120 mg/4-6 horas
  • Niños de 2-3 años:160 mg/4-6 horas
  • Niños de 4-5 años: 240 mg/4-6 horas
  • Niños de 6-8 años: 320m g/4-6 horas
  • Niños de 9-10 años: 400 mg/4-6 horas
  • Niños de 11 años:480 mg/4-6 horas
  • Niños de 12 a 14 años:640 mg/4-6 horas
  • Niños mayores de 14 años:600-650 mg/4-6 horas
  • Adultos:650 mg/4-6 horas, hasta un máximo de 4g/día
Contraindicaciones: pacientes con problemas hepáticos.
Presentaciones:
                    Ø      Apiretal®: gotas, solución (1cc=100mg).
                    Ø      Febrectal®: gotas lactantes de 100mg, supositorios lactantes de 150mg, solución infantil 125mg/5ml, supositorios niños de 300mg.
                    Ø      Termalgin®: solución (1cc=25mg), comprimidos de 500mg.
                    Ø      Gelocatil infantil®: gotas infantil de 100mg (4mg/gota), solución infantil de 60ml con tapón de seguridad (100mg/ml).
 

NISTATINA.

Nombre comercial: Mycostatín®.
Contraindicación: alergia a antifúngicos polienos.
Reacciones adversas: náuseas, vómitos, diarrea, erupción cutánea.
Dosis:
                    Ø      Lactantes: 200.000 U, 4 veces/día después de las comidas durante, por lo menos, 14 días y hasta dos días después de la curación.
                    Ø      Niños: 250.000 - 500.000 U cada 6 horas, después de las comidas durante, por lo menos, 14 días y hasta dos días después de la curación.
Presentación:
                    Ø      Solución de 30ml y 60ml (1ml = 1000.000 U).
                    Ø      Grageas (cada gragea = 500.000 U): caja de 24 y 48.
 

KETOCONAZOL.

Nombre comercial: Fungarest Gel®.
Dosis:de 3,3 a 6,6mg/Kg./día, de 3 días a una semana.
Presentación: Gel al 2% (tubo de 100ml).
 

MICONAZOL.

Nombre comercial: Fungisdin oral®, Daktarín oral®
Dosis: 50mg (1 cucharita dosificadora) cada 6 horas. Mantener la solución durante 15 minutos en contacto con las lesiones y tragar. Tratamiento durante 7-15 días, continuándolo hasta 2 días después de remisión de la infección.
Contraindicación: Alergia a antifúngicos imidazólicos. Porfiria.
Precaución: potencia el efecto de los anticoagulantes orales.
Presentación:
                    Ø      Fungisdín oral®, Daktarín oral® : Gel al 2% (tubo de 40g).
 

ACICLOVIR.

Nombre comercial: Zovirax®.
Dosis: 20mg/Kg., 4 veces al día durante 7-10 días; sin sobrepasar los 80mg/día.
                                        0-2 años - 2,5ml/6 horas
                                        2-6 años - 5ml/6 horas
                                        Mayores de 6 años - 10ml/6 horas
Presentación:
                    Ø      Suspensión de 400mg/5ml

 

 

MEDICAMENTOS QUE CONTIENEN SACAROSA

 

ANTIBIOTICOS:

Ceclor
            Sobres de 125mg - 3 gramos de sacarosa
            Sobres de 250mg - 3 gramos de sacarosa
            Sobres de 500mg - 3 gramos de sacarosa
Cefuroxima
            Sobres de 100mg - 1,8 gramos de sacarosa
            Cápsulas de 200mg - 3,6 gramos de sacarosa
Duracef
            Suspensión 250mg - 2,92, gramos de sacarosa
            Cápsulas de 500mg - 3 gramos de sacarosa
Necopen
            Sobres de 100mg - 1,83 de sacarosa
            Sobres de 200mg - 3,67 de sacarosa
            Suspensión - 2gr de sacarosa por 5ml de solución
Zinnat
            Suspensión de 125mg - 3 gramos de sacarosa
            Sobres de 125mg - 3 gramos de sacarosa
            Sobres de 250mg - 6 gramos de sacarosa
            Sobres de 500mg - 12 gramos de sacarosa
Bremón
            Suspensión de 125mg - 2,7 gramos de sacarosa en 5ml de solución
            Sobres de 125mg - 2,7 gramos de sacarosa
            Suspensión de 250mg - 2,4 gramos de sacarosa en 5ml de solución
            Sobres de 250mg - 1,6 gramos de sacarosa
Klacid
            Suspensión de 125mg - 2,7 gramos de sacarosa
            Suspensión de 250mg - 2,4 gramos de sacarosa
            Sobres de 250mg - 1,6 gramos de sacarosa
            Sobres de 500mg - 3,2 gramos de sacarosa
Vinzam
            Suspensión de 200mg - 3,8 gramos de sacarosa en 5 ml de solución
            Sobres de 150mg - 2,9 gramos de sacarosa
            Sobres de 200mg - 3,8 gramos de sacarosa
            Sobres de 500mg - 4,8 gramos de sacarosa

 

ANTIINFLAMATORIOS-ANALGESICOS:

Dalsy
            Suspensión - 3,3 gramos de sacarosa por cada 5ml  de solución
Febrectal
            Gotas - Sacarina sódica
            Suspensión - 2 gramos de sacarosa por cada 5ml de solución

 

EXPECTORANTES:

Fluimucil
            Sobres de 200mg - 4,65 gramos de sacarosa y 8mg de sacarina
            Sobres de 100mg - 4,75 gramos de sacarosa y 8mg de sacarina
 
 

MEDICAMENTOS QUE NO CONTIENEN SACAROSA

 

ANTIBIOTICOS:

Augmentine
            Gotas 100mg - 2,5 mg de Aspartamo
            Suspensión de 125mg - 12,5 mg de Aspartamo
            Sobres de 250mg - 1,1 mg de Aspartamo
            Sobres de 500mg - 2,2 mg de Aspartamo

 

ANTIINFLAMATORIOS-ANALGESICOS:

Apiretal
            Suspensión/Gotas - Sacarina sódica
Junifen
            Suspensión - Sacarina Sódica
Gelocatil
            Gotas - Sacarina sódica

 

ANTIMICOTICOS:

Mycostatín
            Solución - Sacarina sódica

 

ANTISMATICOS:

Ventolín
            Solución - 5mg de sacarina sódica por cada cucharadita de 5ml

 

EXPECTORANTES:

Bisolvon Compositum
            Solución exenta de azúcar pero contiene 10mg de etanol
 
 

BIBLIOGRAFIA.

  1. Los errores de medicación se han disparado en el Reino Unido. Diario Médico de 2 de Enero de 2002;2185:13. Los errores de medicación se han disparado en el Reino Unido. Diario Médico de 2 de Enero de 2002;2185:13.
  2. Ministerio de Sanidad y Consumo. Ley 25/1990 de 20 de Diciembre de 1990. Ley del Medicamento. Boletín Oficial del Estado nº:306 de 22 de Diciembre de 1990,38228-46.
  3. García AG. Manual de prescripción racional de fármacos. Indice farmacológico de especialidades farmacéuticas. Madrid: Edimsa;2000.
  4. Barroso C. Hay más errores de medicación en los niños que en los adultos. Diario Médico de 7 de Noviembre de 2001; 2150:36.
  5. Elorza JFJ, Ybarra J. Puericultura para maestros: primera experiencia. Buscando mejorar la salud de los niños. Acta Pediátrica Española 2000;58(8):434-42.
  6. Guía para el control de la infección. Barcelona: SmithKline Beecham;2000.
  7. Ybarra R. Las resistencias bacterianas son un efectos secundario que debe tratar de minimizarse. Diario Médico de 31 de Enero de 2002;2206:44.
  8. Ministerio de Sanidad y Consumo. Vademecum Internacional. 34 ed. Barcelona: Medicom;1993.
  9. Congeni BL. Tratamiento antimicrobiano. En: Adam HM, Nelson NM, Weitzman ML, Hoover M. Atención Primaria en pediatría. Madrid:Hardcourt SA, 2002.p. 439-62.
  10. Hernández M, Boj JR. Odontología y automedicación: un reto actual. Medicina Oral 2002; 7: 344-7.
  11. Palmer NOA, Martin MV, Pealing R, Ireland RS. Paediatric antibiotic prescribing by general dental practiotioners in England. International Journal of Paediatric Dentistry 2001;11:242-8.
  12. Bigeard L. Papel de los medicamentos y los azúcares en los pacientes dentales pediátricos. Clínicas Odontológicas de Norteamérica.
  13. Mentes A. PH changes in dental plaque after using sugar-free pediatric medicine. The Journal of Clinical Pediatric Dentistry 2001;25(4):307-12.
  14. Maguire A, Rugg-Gunn AJ, Butler TJ. Dental health of children taking antimicrobial amd non-antimicrobial liquid oral medication long-term. Caries Research 1996;30:16-21.
  15. Intercon 2000-2001. Manual de prescripción racional de fármacos. Indice de especialidades farmacéuticas. Madrid: Edimsa, 2000.
  16. http://www.toothfriendly.ch
     

 

 

secretaria@odontologiapediatrica.com - Tlf. 650 424 355
Aviso legal » Sociedad Española de Odontopediatría 2008