Preguntas más frecuentes en odontología para bebés

 

¿Es verdad que durante el embarazo el bebé saca el calcio de mis dientes, dejándolos frágiles?

No. El calcio necesario para la formación de los dientes de tu bebé proviene de una alimentación balanceada, nunca de tus dientes.

¿Cuándo se empiezan a formar los dientes temporales o de leche?

A partir de la sexta semana de embarazo y siguen desarrollándose hasta erupcionar en la boca. Por ello es tan importante la alimentación de la embarazada; cualquier problema de salud de la madre o del bebé durante este periodo podría afectar la estructura de los dientes temporales. Por ejemplo, los bebés prematuros y/o con bajo peso al nacer, tienen más probabilidades de presentar alteraciones del esmalte que los nacidos a término.

¿Cuándo se empiezan a formar los dientes permanentes?

Los dientes permanentes se empiezan a formar poco antes del parto hasta alrededor del tercer año de vida del niño. Por ello algunas enfermedades o medicaciones en la primera infancia pueden repercutir sobre la formación del esmalte de los dientes permanentes.

¿Debo tomar suplementos de flúor durante el embarazo para proteger los dientes de mi bebé?

No. Se desconocen los efectos en el feto del flúor sistémico prenatal. Únicamente, los efectos tópicos del flúor del tipo enjuagues, geles y barnices han probado ser los únicos beneficiosos.

¿Es importante la lactancia para el desarrollo de la boca de mi bebé?

Sí, es de vital importancia porque:

  • La succión del pecho es una actividad esencial para el correcto crecimiento y desarrollo de su boca.
  • Los niños que tienen una lactancia materna adecuada presentan menos problemas de maloclusiones (malas mordidas) que los alimentados con biberón desde los primeros meses.
  • La leche materna contiene anticuerpos responsables de la defensa de su organismo.
  • La lactancia le proporciona satisfacción, placer y seguridad.

¿La lactancia materna prolongada (más de 12 meses) ocasiona caries?

No necesariamente. La leche materna, por el hecho de tener lactosa, es cariogénica como el resto de azúcares que se ingieren en la dieta. Sin embargo, hemos de recordar que el factor principal para la aparición de caries precoz es, aparte de la ingesta de azúcares, la falta de limpieza de los dientes sin seguir los protocolos establecidos.

Por ello, si la lactancia materna es a demanda durante la noche, y además, la madre no limpia los dientes de su bebé después de la toma, el bebé tiene muchas más probabilidades de desarrollar caries.

Si debo usar el biberón, ¿Cómo usarlo de forma que no perjudique el desarrollo de su boca?

  • Intenta que el orificio del biberón tenga un flujo similar al de los senos maternos para que el bebé realice los ejercicios de succión necesarios.
  • Nunca añadas azúcar, miel, endulzantes o cereales al biberón. Los zumos deben ser ofrecidos en tacitas, no en biberón.
  • A partir de la erupción del primer diente, evita el biberón nocturno. De no hacerlo, es muy importante que realices la limpieza bucal antes de que tu bebé se duerma.
  • El biberón debe limitarse a los 12-18 meses de vida. A partir de esta edad, intenta que tu hijo beba todos los líquidos de una taza.

¿Es malo el chupete?

  • No recomendamos el uso del chupete ya que la lactancia materna suple todas las necesidades de la fase oral.
  • De ser utilizado, el chupete debe limitarse a los 18-24 meses de edad ya que existe una fuerte asociación entre este hábito y la alteración en la posición de la lengua, que puede ocasionar maloclusiones (malas mordidas).

¿Es malo que mi hijo se chupe el dedo?

  • La succión del dedo es un hábito reflejo y natural en muchos bebés durante los primeros meses de vida (inclusive dentro de la barriga!). Sin embargo si persiste, se convierte en un hábito muy difícil de eliminar y a largo plazo ocasiona graves secuelas en la mordida de tu hijo.
  • Si tu hijo tiene más de 3 años y aún se chupa el dedo, consulta al odontopediatra para que te asesore.

¿Las caries son genéticas?

No. La caries es una enfermedad crónica a causa de una disbiosis azúcar dependiente que depende de muchos factores, principalmente: poca higiene bucal, transmisión temprana de bacterias de la saliva materna, dieta rica en azúcares, alimentación nocturna, visita tardía al odontopediatra, etc..

Para evitar la transmisión de bacterias de tu boca (en especial si has tenido alto índice de caries), evita: compartir utensilios con tu bebé (cucharas, cepillos dentales); limpiar el chupete con tu saliva; darle besos en la boca y soplar directamente sobre su comida para enfriarla.

¿Por qué es importante mantener sanos los dientes de leche, si se le van a caer?

  • Porque una boca libre de caries en la infancia está directamente relacionada con una boca sana en la edad adulta. Si quieres que tu hijo sea un adulto sin caries, ¡cuida sus dientes de leche!
  • Si existe una infección en los dientes de leche, los dientes permanentes que se encuentran justo por debajo, se pueden ver afectados.
  • Porque los dientes de leche sirven para que tu hijo mastique bien, hable correctamente, para mantener el lugar para los dientes permanentes. Además, una sonrisa sana ayuda en el desarrollo de su autoestima.

¿Qué síntomas vemos en los dientes cavitados por las caries dental?

  • Dolor intenso, visitas de urgencia y hospitalizaciones por infección facial.
  • Disminución en el desarrollo físico.
  • Coste elevado de tratamiento.
  • Mayor índice de caries en los dientes permanentes.
  • Afectación de los dientes permanentes (del esmalte, del camino de erupción, de la posición de éstos en la arcada, etc).

¿Cuándo debo empezar con la limpieza de la boca de mi hijo?

¡Empieza ya!

  • Idealmente antes de la erupción de los dientes de leche; masajea sus encías con una gasa o un pañito limpio humedecido en agua.
  • Una vez hayan salido sus dientes de leche, la limpieza con pasta dental es obligatoria. Utilizar una pasta con 1000 partes por millón (ppm) de flúor en cantidad “grano de arroz”, al menos dos veces al día.
  • A partir de la erupción de sus muelas (18-24 meses) pasar un hilo dental entre las zonas de contacto de éstas, cada noche.
  • Recuerda que los niños hasta los 7-8 años no tienen la habilidad suficiente para realizar una higiene bucal eficaz solos, por lo que es responsabilidad de los padres o los cuidadores supervisar y repasar el cepillado.

¿Qué pasta de dientes debo usar?

  • En niños entre 6 meses y 3 años, cepillarse los dientes un mínimo de 2 veces al día con una pasta dental de 1000 partes por millón (ppm) de flúor en cantidad mínima; esto es tamaño “mancha” o “grano de arroz”.
  • Para niños entre 3 y 5 años, cepillarse los dientes un mínimo de dos veces al día con pastas dentales de 1000 ppm de flúor en cantidad guisante.
  • A partir de los 5 años, cepillarse los dientes un mínimo de dos veces al día con una pasta de dientes de, como mínimo 1450ppm y tamaño “guisante”; aproximadamente, la anchura del cabezal del cepillo.

¿Es bueno el flúor?

  • El flúor tópico es una excelente herramienta para proteger al esmalte del ataque ácido bacteriano y reducir el riesgo de caries de los niños.
  • Sin embargo, el odontopediatra debe evaluar el riesgo individual de caries de tu hijo para decidir sobre el tipo y frecuencia de administración.

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al odontopediatra?

  • Idealmente, antes de su primer cumpleaños y, en su defecto, en el primer aniversario.
  • Recuerda que debes ir al dentista para que te enseñe las herramientas de que dispones para intentar que tu hijo nunca padezca caries dental, no para tratarlo.
  • Los consejos y el asesoramiento temprano del odontopediatra te ayudarán a que nunca sufra de un dolor de muelas o deba pasar por una anestesia dental.